sábado, 3 de noviembre de 2007

Tema 7.-Disfuncion Ocupacional.-MOH de Kielhofner

Tema 7.-Disfunciones ocupacionales. El MOH de Kielhofner


De acuerdo con el Modelo de la Ocupación Humana, la disfunción ocupacional puede ser reconocida cuando una persona tiene problemas en el desempeño, organización, y/o en la elección de las ocupaciones, y cuando el propio ambiente fracasa en sustentar y esperar la conducta ocupacional. Los subsistemas de volición, habituación, y mente- cerebro- cuerpo- desempeño, y el ambiente pueden todos contribuir a la disfunción ocupacional, la cual generalmente involucra alguna combinación de estos factores.


DISFUNCIÓN EN LA VOLICIÓN.


Cuando las personas experimentan una disfunción, su volición puede estar afectada de muchos modos. Algunas disposiciones volicionales como el autoconocimiento, el papel que interpreta la narrativa para la actividad y la elección ocupacional, están mal adaptados. Por el otro lado el deterioro físico, emocional o cognitivo adquirido, puedan amenazar o interrumpir previamente la volición adaptativa.


Causalidad personal

Las personas con discapacidad pueden tener un pacto, con el conocimiento de que ellos, tienen severamente restringida la capacidad o que su anterior habilidad no está muy disponible. Ellos pueden encontrarse así mismos incapaces de alcanzar lo que ellos deseen y se comparen desfavorablemente con otros.
Como una consecuencia los sentimientos de inadecuado, vergüenza, temor o fracaso pueden llegar a dominar la causalidad personal. Esto es extremadamente dificultoso para personas que saben que sus capacidades estarán en la fase de progresiva enfermedad o de cambios ambientales. Las personas pueden también desestimar o sobrestimar sus capacidades y la probabilidad de éxito, tomando decisiones que innecesariamente restringen el desempeño o lo exponen al peligro o al fracaso. El conocimiento de la propia pérdida o falta de capacidad puede ser muy doloroso, destacándose la depresión y la desmoralización. Cuando la causalidad personal está negativamente afectada, las personas pueden hacer elecciones que restrinjan la conducta y eviten oportunidades para desarrollarse. Ellos también pueden hacer elecciones que resulten en una conducta mal adaptativa adicional.

Sentimientos de ineficacia con frecuencia se encuentran en el núcleo de un ciclo de disfunción, encerrando a las personas en un ciclo de acción y sentimientos de ineficacia.

Valores
La interface de disfunción y valores es complejo. Algunas disfunciones pueden precipitarse por contener valores que están desviados, internamente conflictuados, o llevando a la conducta ocupacional mal adaptativa. Los sentimientos de inutilidad pueden aparecer cuando uno está imposibilitado de alcanzar sus ideales o encontrar que los otros no le dan valor a lo que uno hace.
Las personas con limitaciones en la capacidad, con frecuencia encuentran que ellos están incapacitados para vivir a la altura de los valores sociales, como ser la confianza en sí mismo y la belleza física. Ellos pueden estar enfrentados con la aceptación de los valores sociales, así de este modo devaluarse así mismos; o ellos pueden tener un rechazo por esta corriente de valores y aceptar una identidad marginal.
Cuando las personas adquieren limitaciones de la capacidad, ellos pueden encontrarse así mismos incapaces de desempeñarse en los modos en los que les es importante. Pudieron haber abandonado actividades valoradas y experimentadas como éxitos de importancia personal. Cuando los deterioros previenen a las personas desde su estándar de vida a sus propios valores, ellos se exponen a perder un sentido de utilidad y pueden encontrar sus vidas desprovistas de significado. Consecuentemente, la discapacidad puede cambiar a las personas con conflictos entre los ideales sociales, sus propios valores y sus capacidades remanentes.


Intereses

Uno de los más penetrantes efectos de la discapacidad sobre la ocupación es la disrrupción de los intereses. Los placeres, comodidades, y satisfacciones que se acumulan desde el desempeño y enriquecen la existencia diaria pueden ser disminuidos o eliminados por la discapacidad. Deterioros que restringen la conducta pueden limitar el rango de experiencias para desarrollar un sentido de atracción por las ocupaciones. La fatiga, dolor, y preocupación por el fracaso que pueden acompañar a una discapacidad y pueden también reducir o eliminar sentimientos de placer en las ocupaciones.
Las adaptaciones necesarias del desempeño pueden alterar el ambiente y espíritu de las actividades, reduciendo la satisfacción y el disfrutar en el desempeño.
Los deterioros pueden en conjunto prevenir a las personas de involucrarse en sus anteriores intereses, requiriéndoles que recambien o descubran nuevos intereses.
Las personas con discapacidades emocionales pueden experimentar una pérdida de atractivo por las ocupaciones. Por ejemplo, la depresión reduce el disfrutar de las actividades. Las personas con problemas de abuso de substancias tienen menos probabilidades de seguir sus intereses, y pueden volcar el disfrutar con el desempeño en el placer inducido por las sustancias.


DISFUNCIÓN EN EL SUBSISTEMA DE HABITUACIÓN


La habituación está relacionada a la discapacidad de diversos modos.
La discapacidad puede invalidar, restringir, y acentuar demandas extras sobre los hábitos. Los roles pueden estar perdidos o alterados dramáticamente por la discapacidad. Por otro lado los hábitos y roles pueden contribuir a la discapacidad cuando ellos constituyen patrones mal adaptados de conducta.








Roles

La disfunción en los roles pueden ser tanto una consecuencia como una causa de la disfunción psicosocial.
El fracaso en los roles puede ocurrir cuando uno no tiene la apropiada internalización de los roles inscriptos y así mismo no se pueden encontrar expectativas del grupo social. El deterioro cognitivo o emocional y las restricciones ambientales pueden limitar las experiencias para la internalización de los roles.
La adquisición de los deterioros puede interrumpir o terminar el desempeño en los roles. Se puede ser incapaz de cumplir un rol, tanto como encontrarse con las expectativas propias o de los otros para el rol, una situación importante puede torcer un rol y también conflictos interpersonales. La pérdida de roles o cuando se toman roles desvalorizados pueden alterar el propio sentido de identidad y valor.
Las personas con discapacidad encuentran que ellos están con frecuencia estancados desde ciertos roles por virtud de las actitudes sociales. Pese a la legislación federal, por el contrario, las personas con discapacidades todavía enfrentan grandes desafíos en la adquisición de empleos. Además, éstas personas pueden encontrar que ellos están relegados por los otros a roles de enfermos o deteriorados, o que ellos son considerados incapaces de conducirse en roles normales. Por ejemplo, estar precisamente en una silla de ruedas, o poseer un aspecto corporal distinto; puede cambiar la visión de los otros por esa persona. En este sentido, las personas con discapacidad con frecuencia, encuentran sus roles socialmente restringidos.


Hábitos

Los hábitos pueden ser una fuente de disfunción en cuanto ellos rigen el efectivo desempeño ocupacional. Hábitos desorganizados o rígidos pueden ser una seria desventaja. Las personas con hábitos disfuncionales pueden encontrar que sus rutinas son insatisfactorias y le impiden desde su vida tener o desear otros. Una discapacidad puede asentar importantes restricciones y demandas de hábitos. Por ejemplo, alargando el tiempo necesario para el autocuidado puede asentar límites sobre el tiempo disponible para otras actividades en el día.
Rutinas especiales pueden ser requeridas para administrar una enfermedad o una discapacidad crónica (por ejemplo, rutinas para las actividades de la vida diaria, protección de las articulaciones, o energía para la conversación).
Las personas quienes poseen o adquirieron una discapacidad pueden encontrar que muchas de sus rutinas previas no son muy viables o efectivas. El comienzo de una discapacidad puede alterar radicalmente las dimensiones temporoespaciales del desempeño de rutinas.
Lo que fue una vez territorio familiar de la vida de todos los días puede volverse extraño cuando uno no puede por mucho tiempo percibir y moverse más o menos en el mundo del mismo modo.


DISFUNCIÓN EN EL SUBSISTEMA MENTE- CEREBRO- CUERPO- DESEMPEÑO


Las discapacidades pueden involucrar disturbios en los constituyentes neurológicos, musculoesqueléticos y simbólicos del subsistema mente- cerebro- cuerpo- desempeño. El Modelo de la Ocupación Humana no se dirige directamente a estos deterioros como lo hacen muchos de los otros modelos de práctica, lo que hace el modelo, sin embargo, es enfatizar la importancia de la comprensión de la experiencia de la discapacidad de la mente- cerebro –cuerpo. Por lo tanto, el modelo nos llama la atención a que esto es como tener restricciones de la capacidad motora, sensitiva, perceptiva o cognitiva. Esto enfatiza que la experiencia es el marco de referencia subjetivo entre la existencia de una persona y el desempeño.
Este modelo también nos llama la atención al actual desempeño de las destrezas que una persona demuestra. Restricciones en las destrezas motoras, de procesamiento y de comunicación o interacción pueden limitar la efectividad de una persona con sus deterioros.


AMBIENTE


El ambiente físico y social puede tener un amplio rango de efectos sobre la disfunción ocupacional. Los espacios físicos pueden afectar lo natural y las barreras arquitectónicas interferir con el desempeño ocupacional de personas quienes tienen discapacidad. La mayoría de los objetos de la vida cotidiana están diseñados para personas con cuerpos y mentes capaces y pueden verse afectados por barreras o desafíos difíciles de alcanzar. También la discapacidad puede requerir que uno use nuevos objetos que extiendan o sustituyan por la restricción de la capacidad. Consecuentemente, silla de ruedas, equipamiento adaptado, administración de sondas, y otros objetos extraordinarios, pueden llegar a llenar el mundo de una persona con discapacidad. Las personas en ambientes institucionales pueden ser privadas de acceder a objetos normales de todos los días. En suma, las personas con discapacidades pueden estar profundamente afectadas por los objetos que ellos encuentran, por la obligación de su uso, o la falta de él.
La mayoría de los grupos sociales son profundamente ambivalentes hacia las personas con discapacidad y las prácticas y actitudes de un grupo con frecuencia manifiestan disconformidad con las personas quienes tengan discapacidad. La discapacidad puede sacar a las personas de los grupos donde previamente se desempeñaban. Por otra parte, la persona con una nueva discapacidad adquirida, puede encontrar que sus compañeros de trabajo, amigos, y otros están indecisos, se retiran, o no desean en principio mantener relaciones con ellos.
Las formas ocupacionales están dramáticamente alteradas para la persona con una discapacidad. Los modos ocupacionales una vez que están privados y fácilmente implicados pueden requerir la asistencia de otros y tomar un gran gasto de tiempo y esfuerzo después del comienzo de una discapacidad.
En suma, el ambiente es radicalmente transformado cuando una persona tiene una discapacidad. Objetos, espacios, modos ocupacionales, y grupos sociales pueden ser la fuente de frustración y desvalorización. Ellos pueden estar afectados por las barreras físicas y sociales en el desempeño ocupacional y la satisfacción.


Mayores dificultades de las personas con discapacidad en el desempeño ocupacional

Subsistema mente- cerebro- cuerpo- desempeño

· Presencia de síntomas (alucinaciones, depresión, etc.) que interfieren con el potencial para el desempeño.
· Efectos colaterales de medicación.

Destrezas del desempeño
· Disminución de las destrezas de comunicación e interacción y de las destrezas de procesamiento.


Subsistema de habituación

· Inhabilidad para organizar y mantener una rutina diaria adaptada.
· Ruptura en la habilidad para organizar actividades habituales de la vida diaria y del manejo del hogar.
· Inhabilidad para mantener independientemente una rutina de trabajo satisfactoria, de ocio, de automantenimiento y de actividades de descanso.
· Problemas con la identificación de roles y pobres roles adscriptos.


Subsistema volitivo


· Disminución en la capacidad para definir y seguir a través de planes de acción realista para las metas personales.
· Disminuida esperanza en el futuro, falta de una historia futura que motive la acción.
· Falta de actividad adaptativa y elección ocupacional para la participación en tareas de la vida diaria, ocio y ocupaciones productivas.

Ambiente

· Inaccesibilidad de recursos comunitarios.
· Falta de o restricción de redes sociales de soporte.
· Disminución de los recursos personales/ financieros para el hogar, comida y transporte.

Bibliografía
Gary Kielhofner, "Conceptual Foundations of Occupational Therapy". 2da ed, 1997. F.A. Davies Company, Philadelphia, EE.UU.
Gary Kielhofner, "A Model of Human Occupation". 2da ed, 1995. Williams y Wilkins, Baltimore, EE.UU.